PHOBIA – EPISODIO 3

Diario de Amanda Wise

24 de noviembre 1958

Si se preguntan ¿Qué contiene el libro? Solo puedo asegurar que cada página está compuesta por varios símbolos, a lo mejor y cuando me haya largado de aquí, en la biblioteca de la ciudad pueda yo traducirlo, de todos los símbolos que trae, me llama la atención una estrella de 18 picas, ¿Parece un sol o será una estrella?  Nota al pie, investigar más a detalle la historia de este libro.

Volteo a ver el reloj, veo que han dado las 12:30 a lo lejos diviso unas luces, ¿Será mi transporte? No puedo creer que han pasado ya más de veinte minutos y mis padres siguen peleando ¿Qué acaso no piensan acostarse? ¡Bueno! Por lo menos yo, saliendo de aquí, me olvidaré de este martirio. Veo que las luces prenden y apagan, ¡Si! Es mi transporte.

Dejo línea aquí para escribir apenas suba mis cosas sin que mis padres se den cuenta…

He tomado el carro, el conductor me ha ayudado a subir mis cosas, mis padres no se dieron cuenta ¿Tanto les gusta pelear, que no se dieron cuenta que me eh salido? ¡Mierda! Eh olvidado mi muñeca, le acabo de decir al conductor que me espere, entraré rápido a buscarla.

¡Bien! Me eh vuelto a salir de mi casa, veo que mis padres decidieron encerrarse en la habitación, me imagino que, a seguir discutiendo, ¡No importa! ¡Yo me largo! ¡Que se maten si quieren ellos! Antes de salir me fijé en el reloj y eran la 1:00 de la madrugada, no puedo dejar mi obsesión por ver el reloj, pues siempre que lo dejaba de ver, algo me tenía que pasar, ya el vehículo está avanzando, el camino es un poco rocoso, ¡espero que sepa el conductor hacia donde llevarme!

De las ganas por irme de mi casa, no logré verle el rostro completo al conductor, sólo vi que sus rasgos son de una complexión alta, un poco robusta, lleva consigo una boina o gorra negra, su forma de vestir es un poco anticuada para la época, a lo mejor así visten los de la ciudad.

Nota al pie, buscar trabajo y luego comprarme ropa para pasar desapercibida en la ciudad.

¡Siento una extraña sensación! ¿Hice lo correcto? ¡Sólo volteo a ver hacia atrás y suspiro! ¿Hasta dónde he llegado para salirme de los problemas? ¡Espero que en la ciudad las cosas vayan mejor! Idearé planes en el camino para cuando llegue y plasmarlos en mi diario.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *