El Libro del Kabash [Parte 3]

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Sophia.png


Encabezado

Iniciados a la Meditación

La mente (así como los metales y los elementos) puede ser transmutada, de estado a estado; de grato a grado; de condición a condición; de polo a polo; de vibración a vibración. La verdadera transmutación hermética es un arte mental.

En nuestro mundo actual, donde siempre andamos de prisa y parece que no tenemos tiempo de nada, quizá nos resulte difícil hallar un momento para dedicarlo a nuestros rituales de meditación. Sin embargo, es necesario que nos demos un tiempo y un espacio para efectuar estas prácticas, pues los beneficios que obtendremos de ellas serán muchos y justificarán con creces el tiempo y el esfuerzo que le dedicamos.

A continuación, te presentamos las diez posturas de meditación que se emplean en el Kabash Dabraká, cabe mencionar que el tiempo, el atuendo, la preparación física y la relajación son piezas claves para la preparación.

  • Tiempo. Depende mucho en ciertas horas donde nada o nadie puede interrumpir tus sesiones, pues se mueven energías para poder llegar a un trance completo y éstas se disipan muy rápido. (se recomienda una meditación básica de 30 minutos y/o prolongada de 45 a 60 minutos).
  • Atuendo. Basta con que, vistas ropas cómodas y limpias, en colores claros (preferentemente blanco) y, de ser posible, hechas con fibras naturales como algodón o lino.
  • Cuerpo Físico. Es importante la salud para la meditación, ya que, como se mencionó anteriormente, se mueven muchas energías tanto dentro como fuera de nosotros mismos.
  • Relajación. Parte importante de todo, pues te permitirá dirigir toda tu energía física y psíquica al logro definitivo de la sesión.

A esta iniciación se le antepone el Símbolo de la Resurrección:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *