PHOBIA – EPISODIO 2

Diario de Amanda Wise

24 de noviembre 1958

Veo el reloj y aun marcan las 12 :05 de la noche, mis padres no han parado de discutir y mientras escribo sostengo mi pequeña muñeca de porcelana, más bien es como mi única amiga, pues por la manera en que vivo, nadie me ha volteado a ver, estoy cansada de todos, estoy cansada de mi padre, todas las noches cuando mi madre duerme, escucho pasos acercarse a mi cama, unas manos frías siempre me tocan y cuando me asomo desde un pequeño orificio de mi sábana no veo a nadie, pero siempre oigo susurrar mi nombre, hay noches que siento que me tocan las piernas y cuando me asomo de golpe solo veo una sombra huir al pasillo, ¿no sé quién es? ¿no sé quién sea? Lo único que sé, es que estoy harta, harta de mi madre, que cada vez que quiero hablar con ella, el maldito alcohol y el cigarro no lo deja, y todo el tiempo es de hablar estupideces de mi padre, varias veces le eh dicho que lo deje, pero siempre que lo digo, recibo un par de cachetadas, siento mi cara casi deformada, me siento fea, sucia, sola, triste y desesperada.

Volteo a ver al reloj y solo veo que han transcurrido pocos minutos, eran 12 :05 ahora son 12 :10 ¿En qué momento viene el transporte por mí? Siento eterna la espera, en estos momentos solo oigo gritos y más gritos, si me quejaba de mi madre por el alcohol, mi padre es peor.

En la alacena solo veo vino, licor… alcohol y más alcohol, el olor del tabaco se encierra en cada habitación ¡Ya no aguanto más! ¿Es que no piensa el transporte llegar? ¡Ya me quiero largar de aquí! Odio mi vida, odio a mi padre, odio a mi madre, lo único que llevo es a mi muñeca de porcelana, éste diario y un pequeño libro que encontré la otra noche cerca del bosque.

CONTINUARÁ…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *